Proyecto Institucional 2017

CUIDEMOS A LOS QUE CUIDAN

Actualmente nuestro vivir está atravesado por situaciones de cambios e inestabilidad que generan climas sociales que se traducen en estados de ansiedad, estrés, inseguridad o violencia, entre otros, llevando a las instituciones, empresas u organizaciones a cumplir un rol contenedor para la cual no fueron pensados inicialmente. Y allí están los profesionales enfrentando esta problemática diariamente, siendo su desempeño un desafío entre la aplicación de sus conocimientos técnico-científico y el rol que la sociedad les demanda.

Desde grandes empresas, pasando por instituciones de educación o salud hasta organizaciones civiles ven avanzar sobre sus terrenos esta ola que crece día a día.

¿Qué sucede con los profesionales e instituciones en esta situación?

Es claro el reporte de un agotamiento físico y psíquico que excede su práctica profesional. Es frecuente escuchar comentarios como “de pronto tengo que afrontar situaciones para la que no estoy preparada/o, que consume toda mi energía, desarticula mis tiempos, planificación o jornada de trabajo y me somete a un estrés continuo”

El Síndrome del Cuidador es un trastorno que se presenta en personas que en el ámbito personal o profesional, por decisión propia o circunstancial, incorporan el rol de cuidador, es oportuno aclarar que existe un énfasis en aquellos que tienen a cargo a personas dependientes o de alta vulnerabilidad.

¿Qué es cuidar?

Cuidar implica un proceso complejo y pocas veces visible. Profundizando podemos observar tres factores o sistemas que requieren de reconocimiento, valoración, asistencia y gestión, involucrando básicamente cuerpo, emociones, conversaciones, energía, rasgos y actitudes, teniendo en cuenta las disponibilidades y compromisos, valores y creencias, patrones cognitivos, procedimentales, actitudinales ligados modelos culturales que influencian y determinan el estándar de vida. Estos factores son, que el cuida, el que es cuidado y el tejido que surge de esa interacción.

Cuidar es cuidarnos.

Es un profundo acto de amor donde miramos y consideramos nuestras posibilidades, fortalezas o debilidades, un lugar sagrado donde se protegen aquellos aprendizajes que nos permiten seguir adelante, que parten de lo personal para sólo así crear puentes de encuentro con el otro desde lo proactivo y sin hacer de ellos una propaganda o proclama.

Cuidemos a los que cuidan

Retomando palabras del inicio, la actualidad convirtió a muchos lugares en focos de contención donde los profesionales enfrentan diariamente no sólo los desafíos inherentes a su quehacer sino también a los que estos tiempos demandan

En este sentido, notamos en que existen muchos programas o campañas cuyos destinatarios no tienen en cuenta a quienes conforman su entorno, y asumen esta función y rol, siendo ellos quienes sufren un gran desgaste pocas veces reconocido.

 

Nuestro propósito no es sólo una toma de conciencia, revisando y reflexionando sobre cada uno de los puntos mencionado anteriormente, sino también brindar conocimientos para restituir, restablecer y fortalecer el ser y hacer, de quienes brindan sus servicios a otros, sino aprender a reconocer las relaciones que afectan el sistema, desarrollando habilidades para lograr cambios significativos.

Somos un equipo de profesionales que desde diferentes ángulos y tareas brindará herramientas dentro de un marco eminentemente práctico, para alcanzar el desarrollo más pleno de nuestro ser en el contexto de vida en que nos encontramos, respetando y valorando nuestra identidad, facilitando armonía en nuestro ser y hacer, para aquietar pensamientos y conectar con el bienestar y la alegría. Fortalecer la autonomía y confianza, facilitar desbloqueos, descubrir las implicancias de la escucha activa, revisar la toma decisiones, desarrollar la inteligencia emocional, visualizar estados emocionales, crear corporalidades para ampliar la capacidad de repuesta en los diferentes campos de acción de la vida personal y profesional

Este programa propone, inicialmente una jornada práctica de 6/8 horas y un encuentro evaluación de los resultados. Dejamos abierto el diseño para más jornadas o encuentros de pendiendo de cada caso.